Los poetas enseñan a estudiar, que es resumir

Obra de Pete Stec

Obra de Pete Stec

En estos días pre-veraniegos, andan casi todos los padres medio locos, intentando convertirse en magos. Pretenden sacar de la chistera el hechizo que permita a sus hijos aprender a estudiar, sin darse cuenta de que el remedio está delante de sus narices, en las estanterías donde almacenan los libros de versos para niños pequeños, y también esos poemarios clásicos que subyugan a los adolescentes, a poco que alguien se los ponga al alcance de la mano.

Tendemos a ver a los poetas como marcianos que no hay quien entienda. Como si escribieran cosas liosas. Pero lo que ocurre es justamente lo contrario: los poetas son maestros del resumen. Su trabajo consiste en condensar los sentimientos complejos en muy pocas frases.

“Al sol siéntate. Y abdica/ para ser rey de ti mismo”, dice el poeta portugués Fernando Pessoa. ¿Se puede explicar con menos palabras en qué consiste la felicidad? A eso me refiero cuando digo que los poetas son maestros en el arte de resumir. Y por si aún te resistes a aceptarlo, piensa en los dos versos con los que Mario Benedetti dibuja todo el dolor de los amores imposibles: “Hay diez centímetros de silencio/ entre mis manos y tus manos”.  O en las cuatro simples frases con las que Pablo Neruda retrata la admiración mutua que anida en el corazón de los enamorados: “Yo te he nombrado reina. / Hay más altas que tú, más altas./Hay más puras que tú, más puras./ Hay más bellas que tú, más bellas./ Pero tú eres la reina”.

Todos los padres quieren ser magos para sus hijos, pero la educación no se construye a bases de súbitos “Alehop”. Los trucos que usa el hombre de la chistera siempre tienen… un larguísimo entrenamiento detrás. El de leer poesía puede conducir a nuestros niños y adolescentes a ser el no va más en el arte de resumir, que es casi tanto como decir en el arte de estudiar.

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario