La cabal locura de escribir y soñar

 

La pintora surrealista Maruja Mallo estrenando vestido de algas.

La pintora surrealista Maruja Mallo estrenando vestido de algas.

Esa loca que veis a la derecha vestida de algas podría ser yo. Es la pintora Maruja Mallo, todo un mito del Surrealismo, pero podría ser yo. De hecho, ésa soy  yo. Me engalano de mar cuando sueño que quizás una gran editorial descubre mis novelas y, por tanto, me pide una pose de diva para la portada del Vogue, el Time, El País, ABC, Clarín y todos los suplementos dominicales de los grandes periódicos del mundo mundial.

Yo soy así: sueño. Sueño como la cabal loca que soy.  Sueño inspirándome en la realidad, en las historias de éxito de otros locos, de esa gente que durante muchos años fue tan loca soñadora como yo. Sueño nada menos que con Henry Ford, Barack Obama y hasta el mismísimo Cristóbal Colón, que al final va a resultar (eso dicen algunos locos paisanos míos) que ni era genovés ni barcelonés ni nada, sino tan gallego como Maruja Mallo, el Albariño, las nécoras y la que aquí anda tecleando letras.

Los que escriben los libros de historia del cole son unos tramposos. Cuando hablan de Henry Ford, por ejemplo, hacen trampa.  No vale que obvien el hecho principal, el único dato que a los niños en verdad les sería útil para el futuro. Los libros de texto obvian decir que Henry Ford fue un loco. Un loco de atar  que contaba una historia demencial, por muy sensata y evidente que ahora nos parezca:

Construiré un automóvil de precio tan bajo que todos los trabajadores que cobran un sueldo decente querrán adquirirlo. Tener un automóvil ofrecerá libertad, y esa libertad  es deseable. Por tanto, necesitaremos contratar a mucha gente para nuestras fábricas. Esa gente cobrará sueldos decentes que les permitirá acceder a ese automóvil barato que ellos mismos fabrican. La conquista de libertad y sueldo digno de muchos hombres nutrirá a su vez el sueño de libertad y sueldo digno de otros…

Hay muchas trampas circulando por el mundo. Desde pequeños intentan atarnos con ellas. Pero no te fíes, compañero. Acuérdate de Henry Ford, Barack Obama y hasta Cristóbal Colón y ríete. Ríete tú de los que se ríen de ti.

quijote

Acerca de Esclavitud Rodríguez Barcia

Periodista y escritora, autora de las novelas "Un rumor que no se va" y "Nunca más tu sombra junto a mi". Ha trabajado como consejera técnica en la Secretaría de Estado de Comunicación (España) y formó parte del equipo fundador de Inversor Ediciones. Redactora en prensa económica y creatividad publicitaria. Nació en Vigo en 1961. Es Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y Máster en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática de Madrid.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.